Manual diario de supervivencia.

PARTE UNO:

 

 Día 30/12/2015

Se sienta en su computadora. Lorena analiza la situación,son las cuatro y veinte de la tarde y apenas leyó unas hojas de su libro.

Ya no le queda mucho por ver, las mismas escenas, colores y ambientes. ¿Debía haber empezado antes con la lectura? Continue reading “Manual diario de supervivencia.”

Anuncios

La viajera

El paisaje se distorcionaba entre los altos valles del pueblo de Ernestina. una mujer de aspecto sospechoso y cabellos rebeldes se asomaba, mientras “hacía dedo” , por la parada de lo que alguna vez había sido el antiguo colectivo urbano.

Continue reading “La viajera”

Café Santa Fé 1234

Enfrente del teatro Regina en pleno centro porteño se encuentra la cafetería Santa Fé 1234. Famosa por su buen trato y su comida elaborada y abundante, la actitud de los mozos por la mañana del 6 de Julio me sorprendió y logró que nunca más quiera pisar ese local.

Por dentro del restaurante, la fachada es preciosa, muy novedosa y con un toque de antigüedad que te deja con la boca abierta de tan elegante que es, pero sólo por apariencia porque la experiencia que me llevé me descolocó; Antes que todo quiero aclarar que el olor a pizza putrefacta,  que hay en el segundo piso del local es inmundo, que remiten a días y noche de arduo trabajo y cero limpieza. Allí se encuentra al baño y te dan ganas de ir a otro lado para arreglarte o hacer pis, sinceramente no podés subir un sólo escalón que querés salir corriendo.

Eran al rededor de las 8:14 hs AM. Con mi hermana nos sentamos para pedir un desayuno de promoción que traía un café con leche y 1/2 tostado de miga que, se suponía que era para compartir. Entonces pedimos ese combo y mi hermana se pidió un té. Pasaron 15 minutos aproximadamente y vemos venir al mozo con una bandeja enorme que sostenía en su mano, con Daniela nos empezamos a mirar extrañadas por la cantidad excesiva de comida.

Nos referimos al mozo directamente y le dijimos:

DG: – Disculpá nos trajiste dos tostados y te pedimos uno sólo.

Mozo: – uh bueno no importa,  ¿no?.

JG:  – La verdad que sí porque teníamos pensado en gastar sólo eso que te pedimos.

DG: – Ya está pero te habíamos pedido algo específico, no importa dejá.

Mozo: – Bueno.

La viveza Argentina por sobre todo. Terminamos gastando como $200 pesos por torpeza de éste hombre que nos vío las caras.

No recomiendo el lugar por las siguientes razones:

  1. El servicio es pésimo.
  2.  El café estaba frío.
  3.  Los tostados estaban fríos y eran minúsculos.
  4. El mozo no respeta la elección del cliente y se aprovecha.

 

Creo que es la primera vez en mucho tiempo que no dejo propina en un lugar.

 

 

 

 

 

 

Amanece en Puerto Madero

Otra mañana más, quizá el último Viernes que me interese asistir a clases por éste mes que ya me encontró agotada y sin fuerzas para otro trabajo práctico extra u otro parcial. Tengo la cabeza quemada de tantas letras, mi corazón ya no aguanta otra desilusión académica.

Pero decidí que hoy sería un nuevo día. Ahora me encuentro en el laboratorio de la biblioteca escribiendo estas líneas, pero más tarde, cuando el cielo se aclare un poco me transformaré en la fotógrafa aficionada que pretende convertirme algún día retratando cada paso que vive el Argentino que se cree millonario en Puerto Madero. Y es que me encanta; Me encanta capturar esos momentos ingratos de la gente, circulan sin saber a donde van o qué hacer, se transforma en una escena de cine en donde todo valor debe estar entretejido por un interés, en éste caso, el dinero.

Que hermoso es Puerto Madero. Los edificios,AQUEL EDIFICIO TRÁGICO donde un fiscal se “suicidó”, el olor al río, el café de la mañana recién sacado de las bolsas de granos, las chicas elegantes, los chicos pegados al celular buscando alguna distracción para no recordar su situación de explotado, en fin, todos llegando hacia algún lugar.

 

“Parolandia”

¡AVISO IMPORTANTE! 

Mañana se suspenden todas las actividades por paro total de los transportes públicos. El paro se espera desde las 6 AM hasta el otro día posiblemente.

Es el mismo cuento de siempre. Uno se rompe el alma por salir a laburar, a estudiar pero de repente te sentís aprisionado por este “parolandia” que estamos viviendo con tanta continuidad.

Es la decadencia de la sociedad mas transgresora que pueda existir. ¿Acaso tenemos que acceder todo el tiempo a éste plan de lucha que se basa solamente en violencia cotidiana, gente encapuchada cual crisis del 2001 e inasistencias diarias (refiriéndome al famoso “paro docente”)?. Bueno, yo digo que no. Hoy no quiero faltar, no me quiero levantar dos horas antes para llegar a tiempo por culpa de las demoras de tren o de cualquier semejanza que se le parezca.

Continue reading ““Parolandia””

Composición personal sobre “La Industria Cultural” relacionada con el show musical del “indio”.

Extracto de la cita textual de la revista online, “Panamarevista”: Los inocentes son los culpables, se despachan unos tipos que tratan a las víctimas de analfabetos, sin embargo tildar de analfabeto a las personas que sufrieron no es más que estereotipar.

Los autores Max Horkheiner y Theodor Adorno en su obra “la industria cultural” definen   a la sociedad como alineada de sí misma; Su consumo de estupefactos no es más que un cliché que habían surgido en un comienzo de la necesidad de los consumidores y que se manifiesta en este contexto de una sociedad conformista y de la propia movilización de las masas.

Zona peligrosa.

En constitución el panorama no es muy distinto que el de Palermo.. digamos que está la clientela mas marginal que podría existir en nuestra ciudad y el refugio donde una dama se transforma en objeto de cacería.

No es normal que pase por ahí a no ser que me surja un trámite o acompañe a un familiar por solo el hecho de acompañar.

Había de todo. Minas muy voluminosas, gordas repugnantes o pendejas muy maquilladas. Imposible reconocer edad de cada mujer era muy extraño  porque todas aparentaban muy adultas. Con la mirada triste,una señora estaba parada en un hotel muy desaliñado revoleando su cartera de aquí para allá como si no tuviese otra cosa en qué ocupar su cabeza; Sometida por la misma frustración, la señora bajó la cabeza y decidió en ese momento, atenerse a las consecuencias que un hombre de mediana estatura la llamaba desde un auto Palio antiguo. Continue reading “Zona peligrosa.”